¿Cómo funciona un sistema de limpieza CIP?
Diagrama de sinner

¿Qué es? ¿Cómo funciona? ¿Qué ventajas tiene?

A continuación vamos a resolver todas estas preguntas, que seguramente te habrás planteado en más de una ocasión.

Un correcto diseño de los sistemas de limpieza para la industria alimentaria, química o cosmética, es fundamental para evitar los problemas de contaminación. Que se podrían desarrollar dentro del proceso de producción.

¿Qué es un sistema de limpieza CIP?

Para la correcta limpieza de los elementos integrados en la línea de proceso, se incorpora un sistema de limpieza CIP (del inglés “cleaning in place”). Haciendo circular por el entramado de tubería y depósitos una solución de productos químicos.

La tecnología actual permite que dichos procesos se realicen de forma totalmente automatizada. Estos sistemas garantizan la repetitividad de las operaciones, con el mantenimiento adecuado de los diferentes parámetros que intervienen en dicha limpieza.

Toda limpieza requiere de 4 parámetros imprescindibles para su correcta ejecución. Según el diagrama de Sinner, vemos que son necesarios tiempo, temperatura, acción química y acción mecánica:

DIAGRAMA-SINNER
Diagrama de sinner

 

Si variamos alguno de ellos, vemos que el resto se ven alterados: si reducimos el tiempo, necesitaremos una mayor temperatura, si reducimos la temperatura, necesitaremos de una mayor acción mecánica…

Cada industria emplea diferentes parámetros de tiempo, temperatura, acción mecánica y acción química. En función del producto y el nivel de limpieza que desee alcanzar.

Aquí tienes un vídeo que explica de forma gráfica todo el proceso:

¿Cómo funciona un sistema de limpieza CIP?

Un sistema de limpieza CIP está compuesto por varios depósitos. Uno para la solución de ácido, otro para la solución de sosa, otro de agua recuperada el cual explicaremos más adelante en los programas de lavado y otro para agua de red que se emplea como depósito pulmón.

Por otro lado, tenemos el circuito de dosificación de ácido y sosa. La entrada de agua de red, la salida al colector para la impulsión de CIP y el retorno del CIP, creando así un circuito cerrado el cual nos permite recircular la solución durante el tiempo establecido.

En general los sistemas CIP disponen de dos programas de lavado: Programa Corto y Programa Largo.

Programa corto

1.- Primeramente se realiza un enjuague con agua recuperada a fondo perdido, este agua es una solución de agua + sosa obtenida de la última recirculación de la limpieza anterior. Este primer enjuague ya nos permite realizar una primera pasada por el circuito con una solución con un poder químico mayor que el agua por si sola. Además nos permite ahorrar agua y sosa.

2.- En la segunda fase del programa se realiza una recirculación de agua con sosa al 2% de concentración durante el tiempo establecido.

3.- En tercer lugar, se realiza un enjuague con agua de red, que recuperamos en el depósito de agua recuperada y que nos servirá para realizar el primer enjuague de la próxima limpieza.

Hasta aquí el programa corto. En el caso de programar un lavado largo, deberíamos contemplar 2 pasos más.

Programa largo

4.- Realizamos un lavado en recirculación con ácido.

5.- Una vez completado el lavado con ácido, se realiza un enjuague a fondo perdido con agua de red.

Debemos tener en cuenta que es necesario diseñar la instalación de limpieza CIP en función del tipo de producto a limpiar, de la simultaneidad de limpiezas con el fin de optimizar tiempos de producción, etc. En función de una serie de parámetros se determinará la tipología de depósitos necesarios (espacio disponible en planta, servicios auxiliares, etc), volumen de los mismos, núm. de líneas de impulsión y retorno, etc.

Ventajas del sistema de limpieza CIP

Frente a las limpiezas manuales un sistema de limpieza CIP, bien sea automático o semiautomático representa un buen número de ventajas, las cuales indicamos a continuación:

  • Se garantiza un control repetitivo de los parámetros más importantes como son temperatura de lavado, caudal y presión constante, concentración de productos químicos y tiempos de lavado.
  • Se evita que el operario tenga que manipular de forma manual productos peligrosos ya que la dosificación de los mismos se realiza de forma automática. Esto además garantiza que las concentraciones de productos químicos a las que se debe limpiar sean las adecuadas.
  • Se controla y optimiza el consumo de agua ya que los tiempos de lavado de cada fase se regulan de forma automática, teniendo además un mejor control de vertidos a depuradora.
  • Se puede disponer de trazabilidad de cada limpieza para conocer el desarrollo de cada fase de lavado y las incidencias ocurridas durante la misma.
  • Se optimizan los consumos energéticos
  • Se pueden integrar dentro de los sistemas 
de producción automatizados
  • Se pueden desarrollar Unidades CIP modulares, de forma que se pueda incrementar el grado de automatización en función de la inversión prevista.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies